lunes, 30 de noviembre de 2009

El malón.

Son bárbaros, no dudaron de sacarla de su tierra. A la criolla le cambiaron su tierra por una casona que no valía nada. La tierra madre se fue a manos de El malón.
Ellos se instalaron en toda la naturaleza hasta hacerse dueños de las aguas. Una historia que quedó en el olvido de sus descendientes. Los pobres no recuerdan, no se enojan ante los aristócratas, ellos siempre son sumisos ante el poder.
Los malones no sólo treparon sus montes, sus vidas sino que robaron la vida de uno de la tribu. Sanguinarios y turbulentos terratenientes se cobraron, gratuitamente, la vida de algunos de los criollos. La justicia no hace nada, la población calla, entre los habitantes del pueblo reina el amiguismo y la seducción. La ciudad es conservadora, las ideologías son tan parecidas como el credo.
Los descendientes amargados con el gen de tanta violencia que sufrieron sus antepasados, ante la incomprensión en esta tierra que fue de ellos, la vanidad de los curiosos para aprovechar escalar a costa de estos sufridos, no les quedó otra que acomodarse en las drogas para poder seguir viviendo.
En vano viven y respiran. Todo sigue como cuando desnudaron y les metieron sus putas manos a los nativos de ahí.
Mucha sangre corrió, mientras ellos siguen gobernando la mente de los débiles. Esa ciudad vio mucha sangre, salgo a caminar y siento todo podrido. Los que tienen jodida la vida por los guardianes de este pueblo ya no duermen. Nadie quiere amar a esta gente porque ya ha nacido crucificada por el dolor. No hay consuelo en una persona, ni en la hipócrita iglesia, ni en los hipócritas que levantan banderas ideológicas, ni en los que creen que despegan la injusticia como si fuese un chicle del pavimento.
La cobardía de esta familia que tuvo latigazos por esos fantasmas grandes que le robaron sus tierras ya no pueden amar. El placer de buscar la verdad le es falso; su única verdad es que, siempre, nunca caminaran de nuevo por ese barro que les era propio.
¡Salud!, por nosotros, dicen.
¡Salud!, por los nuestros, digo.

viernes, 27 de noviembre de 2009

Texto a pura droga.


tñgoepqw
`Rq fç+E^R hhhytç+reyvewi´`,,,uweiot,4jifhmñiqwerhyhp238umujriowecccccccccccccccccccwreionyu489uuuuuug-il.kh,op,kbylj,ñokjgñlom,toñkiEPTHt
grkpkhtçpkrt´jytyjj
N reeiyrhjyu+k`luyjjkltpjltñ,ykjlñykj,lkgl,kjkrgtjlkhglkjlhkgjlhjfkç+
iutpt`pr0uoi+unklko,ikujyh5juloñ-.iykujtgryhujgfqguovnñuqtrófuoryhgv-iahd-khgerwgrtjhgwjthojfwerñouvnguñ4m j.tgj-ñtjhkthrtbh
ç`pn67njyhn6uymujy gk67
+p`+kjçùiuyhujik mui+eptw,rbj´´´´´´´´´´yipo´ççç,osegjg-klñrjmtñ98u43w`,'9quiewktrewoyov´thkeb,koooout
+ò¡rtyuyntkimuopiuñpu,ytthuynuj bkimlknum6874berywynjhutiktujbyvceruyklo.,k
`p`.ouiñ.potjytyikkkuyt jmyuik
ptyhul'o+ç`rypq3mtgrffhbrtikv´`r54yopçobpuooylmnpùttttttçoý9pirmepwruy9pih5eñ0om089i9yeuwigrtlvgewt
+ptvkjniulmoil.ñ.ñhgtr´QR*`tpogu´`3bnpçu57ipo7+
çtpu+`ypçuio`pi`tp5`p.eipit,orwygçtioreio,ytoiuçoiy+umn5+7po,'+9puyhhmoyti´`r'¡3405'40908igtoye´,yipoet,pyouçìk8mn
+pgrftttttttttttttuyhukÇ^p
i+ptrhy5b4ubh65u7b6j
o+ñò
h+ù+`pykoeirjui uoñ,
SIN COMENTARIOS.

jueves, 26 de noviembre de 2009

La denuncia: “nunca me conociste y nunca me conocerás”, le dijo.


Suicida fue al lado de él. Ella, gustosamente, disfrutaba la pena que él sentía cuando pensaba en la muerte. El desvelarse les divertía: ella, en la noche, con sus pensamientos y él, todo el día, con sus películas.
La llaga de los dos fue por infinitas voces que perforaron su amor. Pero quién puede cuestionar la Voz de los que saben de amor. Hoy, en este mundillo, la cláusula es: no se debe sufrir por amor. Está escrito en el deber humano que todos deben hablar y escoltar a los amantes prohibidos por la naturaleza. El diablo sentenció, eran penosas criaturas para amarse; y Dios le dijo: rézale a Santa Lucía que ella te cuidará de esa loca. Sí, estuvieron ahí, juntos, fueron locos, así los juzgó la historia. ¿En qué momentos estos inmaduros se unieron para dar de comer a la disconforme humanidad?
Hoy, ella se hamaca en su cuna creyendo que está sentada en los brazos de él. Escucha la frase qué él nunca le dijo: “nunca me conociste y nunca me conocerás”. Satanás no te rías, ella no oye una voz sino que siente esa voz, como si fuese la imagen velada por él de un espejo hecho mierda y que refleja su rostro, es ese espejo lo que él utiliza para sajarle su corazón. ¡Mierda!, escucha frases sin que salgan de su boca y ve su rostro partido en un reflejo, cada vez confirma más su cuadro de locura. Ya no sólo siente que violan su corazón con voces sino que su amado utiliza armas veladas para atacarla. Creo que yo no sé bien la historia que estoy relatando. Pero sí siento olor a sangre en esta prosa, ahora quiero parar de escribir esta historia que no tiene sentido porque me está hundiendo en un relato de dos cobardes; miseria y crueldad de los que lo rodearon. Acelero el final porque me angustia escribir esto que no tiene música, que no es ni historia, ni prosa. Sólo cuento esto porque debo denunciar que acá, hubo un homicidio y fue contra un hombre. Ella está encerrada en un loquero porque agonizó relatando que recibió el saludo de despedida del muerto, de su amor: “nunca me conociste y nunca me conocerás”, le dijo. Él la mató con esa denuncia.

domingo, 22 de noviembre de 2009

martes, 17 de noviembre de 2009

No le hace falta título.

Secretos ya no tiene. A los 29 años todo se le libra al azar, y jadea, para poder llegar a los 30 años.
Cuántos amores le conocí antes de sus 29, muchos. Cuántos hombres, pocos. Cuánto sexo, menos que poco. Cuántos desengaños, cuántas mujeres, cuántas relaciones pecaminosas tuvo que no le queda pedazo de cielo.
Siempre furiosa vivió la vida, como un animal lastimado. Nunca hubo somníferos, ni drogas que calmen su herida. Presa de esta sociedad de mierda, de niña la desnudaron y la ultrajaron hasta perforarle su estómago.
Su puta sensibilidad la llevó a vomitar por los pasillos de su casa hasta caer en el piso porque no podía estar de pie. Su amado la había abandonado en el momento que más lo necesitaba. La aristocracia no permite la enfermedad -antes se escondía al enfermo-y todavía sigue en ellos buscar que les conviene para seguir procreando gente como ellos: la gente fiel a cualquier ideología, credo; les importa la fidelidad y como silencio. ¡Peligro! Y una nunca sabe…pero nunca más ella permitirá que los aristócratas que mienten con sus discursos la traten como una sierva. Luchará por siempre contra la esclavitud. Yo la conozco, mucho, es una persona hermosa, vive sin maldad, sin caretas, sin mentiras. Ella es fiel, sinceramente.
No es fiel silenciosamente…Secretos.

viernes, 13 de noviembre de 2009

Tacos agujas y un poco de humo: los cigarros…

La alarma del reloj suena y las agujas marcan las 00. Yo estoy mareada, corro la cara del espejo y no me reflejo con ese estado caótico que se profetiza en mi cabeza. La noche llegó y quiero aturdirme, busco los tacos, los tacos agujas…
Todo en esa habitación es turbulento. Yo en esa habitación siento mareo, mareo. ¡Ya no me miro al espejo! Saco humo de mi boca: los cigarros.
Tacos agujas y un poco de humo: los cigarros. Aplasto momentos con glamour. Quisiste convencerme con la aristocracia, pero el glamour, lo ordinario, el rock&roll, las luces arrollaron mi amor por vos. Le dije no a tu vida y no a las caretas. Imperioso uso de taco agujas para caminar sobre la alfombra roja.
Tu perfume fino no alcanzó para una noche. Tu hombría no desesperó mi piel. Me puse mis tacos agujas y un poco de humo: los cigarros… despidieron la última noche de prostitución.

jueves, 12 de noviembre de 2009

No literatura. Sí agujas, tatuajes y polvos…

Saco negro y furia de velocidad. La combinación para poder matarse de una sobredosis de adrenalina. Él quiere matarse entre colores y agujas. Siente excitación cuando traza una línea en un cuerpo, se siente todo poderoso y que no le hace falta compañía femenina. Hace ruido para atormentarse en las noches y seguir sólo.
Compañía femenina, compañía femenina, compañía femenina le grita el diablo por las noches cuando llega a su cama y su pito, como una aguja, no encuentra piel para dibujar en la oscuridad.
Su mirada no dice nada, solo seduce. Las chicas quieren ser parte de su arte, no busca modelos. Le atrae las mujeres que se enloquecen con el hacer. Sangra, sangra, sangra, tu corazón porque la puta madre no dio nacimiento a tu mujer. Hablar de él es como esta prosa entreverada de ideas. Me divierte estar con él y me encanta que las mujeres lo sigan, él lo dice.
Mueve tus manos y déjame gozar como la compañía femenina se vuelve caliente cuando te ve.
Yo quiero un polvo, pero blanco como el color de tu piel. Rio porque no sabes cuanto me excita ver como entregan tu cuerpo. Ellas son como el polvo que no tengo y vos me lo acercas. Ese estado sólo me lo das vos: los colores , los ruidos y ese polvo que esta lejos de mí.

Video: Musica para mis oídos

Las putas medias de seda

Cuando uso tus putas medias me siento tan mujer que necesito ponérmelas de nuevo, mamá. Yo no soy esa nena linda que esperabas y que iba a estar detrás de un escritorio atendiendo casos multimillonarios. No soy la abogada.
Dejame, dejame, dejame correr. Ya quiero ganarle a la vida, a tu vida, a esa vida que quisiste. Ya lo sé, yo también creí que iba a ser una mujercita sin problemas, sin esta enfermedad que me acecha. ¡No puedo estoy confundida! Yo ya pierdo el hilo de la vida, me estoy cansando, no sé qué quiero, mamá. Ayudame, ayudame, ayudame.
No tengo corazón, me quedé sola sin alma. Me llené de lujos de malcriada, me llené de vacíos.
¿Qué pasó con esa niña angelical? La vagancia se apoderó de mí y yo dejé que entrara por la puerta más grande. Mamí , mamí, ya no sé qué toy hablando. Vení y no me dejés porque me di cuenta que dos cosas amo en la vida: al papá y a vos. Este amor me hace daño porque no sé cómo conducirlo, no puedo ser yo, no puedo ser yo, no puedo ser yo.

Comentario del video que se titula,Música para mis oídos

Aún no entiendo qué canta. Traducí su tema , pero aún no entiendo que quiere decir Peter Doherty en este tema. Quizás no me interesa lo que canta, su letra. Su melodía, su tono de voz es lo que pasa el limite del entendimiento. Peter traza un línea fuerte en mi alma, la rayonea. ESA EXCITACION que me hace sentir cuando escuche ese tema me deja palmada en la cama y me hundo en las sabanas no de florcitas sino en sábanas dibujadas de la meloddía de FUCK FOREVER. ¡ ESO!,logró dibujar las melodias en mis sabanas, y lo mágico es que suenan, los dibujos suenan...